El pick up más americano

Eugeni Gallego


6 votos

Ford Ranger Pick-up

Ford es el auténtico rey en el ámbito de los vehículos tipo pick, esas camionetas ligeras mayoritariamente todoterreno, que se han llegado a convertir en uno de los símbolos de los USA y que si bien también existen en el panorama europeo su falta de practicidad les ha impedido aquí llegar a ser tan populares como en su país de origen. Pese a ello Ford, dominador tradicional en el mercado norteamericano de pick ups, no podía dejar de ofrecer un modelo en este sector. Y, claro, percísamente es su Ranger uno de los modelos disponibles en nuestro mercado que mejor recoje ese espíritu tan americano ligado a este tipo de vehículos.

A los mandos del nuevo Ranger probablemente nos sentiremos tan americanos como el famoso Ranger de Texas

TDCi de 3,2 litros

Para empezar un pick up que se precie debe ir bastante más allá de donde el sentido común aconseje. Así, para un vehículo, que recordemos legalmente no deja de ser un simple camión plataforma ligero, aquí se nos ofrece un contundente motor diesel turboalimentado de 5 cilindros y nada más y nada menos que 3.2 litros de cilindrada. Recordemos que con cubicajes de este orden existen camiones de hasta 8 toneladas de MMA, osea que Ford ya nos deja claro de entrada que en esta versión, de representación podríamos decir, de su pick up Ranger; tonterías las justas. 

Motor diésel turboalimentado de 5 cilindros y 3.2 litros de cilindrada.

Lo cierto es que el motor es indudablemente uno de los puntos fuertes de este Ranger Pick Up, un propulsor de gran cilindrada para lo habitual hoy en día cuyos 200 Cv se dejan notar de modo tranquilo al venir acompañados por 47,9 mkg de par máximo, no es lo mejor que encontramos en el panorama actual de este tipo de vehículos, pero si se trata de un gran motor que facilita realizar largos deplazamientos por carretera en la smejores condiciones. Eso sí, unas condiciones en las cuales durante nuestra toma de contacto los consumos siempre se mantuvieron entre los 10 y 11 lts/100 kms. Por encima de lo que Ford anuncia en sus consumos oficiales pero en un entorno que no nos parece malo para un vehículo donde la prioridad no es desde luego la eficiencia sinó disponer de un vehículo con cierta capacidad de carga, no en vano podemos cargar hasta 1.260 kgs y remolcar otras 3,5 toneladas, pero que no renuncia a la representatitividad. Esto es sobretodo válido en la versión denominada Wildtrack, un vehículo de excelente imagen donde por ejemplo la decoración bicolor tiene su continuidad en la pie de los asientos dentro del habitáculo de cinco plazas.

El interior ofrece unos acabados de primer orden, eso sí, el espacio interior no es especialmente amplio si tenemos en cuenta las generosas medidas exteriores.

Al volante

En el Ford Ranger Wildtrack vamos a gusto y nos sorprendemos agradablemente con sus muchos cachivaches electrónicos al servicio de la mejora en nuestra conducción. Eso sí, esa gran cantidad de elementos de confort también contribuye en parte a dejarnos un poco encajonados y es que pese a las grandes dimensiones propias de un pick up poderoso como este lo cierto es que el interior no nos ofrece esa amplitud que a priori esperaríamos.

Como todoterreno, pues bien, se defiende, no es un Land Rover de los de toda la vida, pero desde luego es un vehículo todoterreno de verdad, con su reductora y una mecánica más que capaz. Además tenemos a nuestro servicio una caja de seis relaciones, manual o automática según nuestras preferencias, que facilitará las cosas unida a la reductora. El paso de tracción 4X2 a 4X4 es simple mediante un mando en la consola central que también sirve para conectar las marchas cortas.

Especialmente robusta, la caja de carga del nuevo Ranger puede cargar hasta 1.260 kgs y remolcar 3,5 toneladas

Pensando en una razón lógica, más allá de que nos “mole” su aspecto, vemos en este tipo de vehículos a un remolcador ideal. Y eso es válido tanto si somos campistas y nos movemos con una gran caravana como si debemos situar en el mar botes y lanchas de tamaño medio o pensamos aprovechar su capacidad para mover remolques de hasta 3.500 kilogramos, para lo cual deberemos disponer como mínimo de la licencia de conducción B+E, de un modo profesional. En esta situación creemos que es como podríamos aprovechar mejor una mecánica de abundante caballaje unida a una transmisión 4X4 y con 12 relaciones, si sumamos las 6 marchas más otras tantas con la reductora engranada. En estas condiciones estamos ante una auténtica minitractora bastante capaz. 

Por lo demás, si buscamos un todoterreno ligero más laboral, pues simplemente en la gama Ford Ranger encontramos un motor Tdci 2.2 litros con unos consumos bastante más ahorrativos, aquí si que creemos las cifras oficiales por debajo de los 8lts/100 kms de gasóleo, que se pueden unir a la cabina simple que además deja mayor longitud útil para la zona de carga. Eso sí, al volante de este Ford Ranger wildtrack 3.2 litros probablemente nos sentiremos tan americanos como el famoso Ranger de Texas televisivo interpretado por Chuck Norris, aunque eso sí, con un motor diesel que nos ahorrará bastantes disgustos al llegar a repostar.

Los asientos con tapizados de alta resistecia y de fácil lavado ofrecen un alto grado de confort

Ficha Técnica Ford Ranger Wildtrack TDCI 3.2:

Motor: Diesel turboalimentado Euro 6 de 3.2 litros de cilindrada y 200 CV de potencia máxima más un par motor máximo de 47,9 mkg.

Transmisión: Caja de cambios de seis velocidades, manual o automática, más reductora. Tracción 4X4 conectable.

Cabina: Doble cabina para cinco ocupantes, con todo el equipamiento propio de la serie WildTrack que incluye llantas de aleación, Radio/cd con equipo navegación, cámara visión trasera, barra deportiva y estribos, luz interior graduable.

Capacidades: cajón de carga 1.549 mm X 1.560 mm con capacidad de carga de hasta 1.258 kgs además de poder remolcar 3.500 kilogramos.

6 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...

publicidad

Suscribirse al Boletín de noticias
Email:

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad